Medir la vida



El entusiasmo de nuestra sociedad por la tecnología y la ciencia no tiene límite. Rellena las páginas de los periódicos (en especial cuando el verano deja hueco a otro tipo de noticias) así como los minutos de los telediarios previos a los deportes. No hay consejero o ministro que no sucumba a las gracias y beneficios con las que le tientan los grandes científicos y superespecialistas de sus grandes centros tecnológicos, los últimos en notar los efectos de los recortes presupuestarios, puesto que el “avance científico” vende, y con ello se ganan elecciones.
Dentro de las grandes innovaciones del mundo que viene, la capacidad de las nuevas tecnologías para monitorizar permanentemente nuestro estado de salud, para anticiparse a las enfermedades antes de que aparezcan es una de las que genera mayor fervor. Apple, siempre a la vanguardia, ya da información pormenorizada para controlar nuestros parámetros desde   el “alfonsete”. Ya está disponible, por ejemplo un detector de biomarcadores del desarrollo de Alzheimer que permiten anticiparla diez años antes de que comiencen los síntomas. Health Tell, una compañía de la Arizona State University ha desarrollado Inmunosignature, “inmunofirmas” que nos permiten detectar anticipadamente diferentes enfermedades infecciosas o neoplásicas a través de la detección de anticuerpos. Owlstone Nanotech ha desarrollado un test del aliento para el cáncer de pulmón sin los riesgos de someterse a radiación a través de Tomografías. Zephyr Technology pone a nuestro alcance la posibilidad de monitorizar nuestros signos vitales a través de parches que miden la frecuencia cardiaca o respiratoria, la actividad y postura o el electrocardiograma.
Todos ellos generan el mismo mecanismo infernal: el nuevo test genera una oleada de publicidad y noticias en los medios; esto genera la necesidad de desarrollar nuevas pruebas que incrementan aparentemente  la prevalencia de las enfermedades que dicen detectar, lo que incrementa el temor a padecerlas , lo que alimenta la necesidad de desarrollar nuevos test. La estrategia comercial es perfecta. Desde el punto de vista individual si el resultado es negativo se genera una gran sensación de alivio ( “no tengo Alzheimer, sida, cáncer, arritmias…); si es positivo, “menos mal que me lo han detectado a tiempo”.
Hoffman y Gilbert Welch analizan en el BMJ estas cuatro pruebas como ejemplo de la política de venta de nuevos test diagnósticos de las industrias tecnológicas de la salud: revisan sus características, la evidencia que las sustenta ( prácticamente inexistente si hablamos de resultados), sus riesgos y costes. Aunque todas ellas hablan de los enormes ahorros potenciales del gasto en los sistemas sanitarios que acarreará su implantación generalizada, a la vez todas ellas establecen unos objetivos de beneficio escandalosos: Grand View Research estima que las ventas por test del aliento para cáncer de pulmón alcancen los 11.400 millones de dólares en 2024; Qualcom Life considerq eu, habida cuenta de que existen 300 millones de personas entre Europa y Estados Unidos con al menos una enfermedad crónica, y más de 800 en el mundo es probable que al menos el 25% de ellas podrían beneficiarse de la monitorización de sus parámetros en el domicilio; los 45 millones de personas mayores de 65 años que residen en Estados Unidos y tiene por tanto riesgo potencial de Alzheimer podrían generar un beneficio de más de 3000 millones de dólares. El mercado global del llamado M health , o dispositivos móviles para la salud aumentará sus ventas más de 10 veces en el periodo 2012-2018 según estos autores.
Para ellos en sistemas sanitarios regulados, como aún es el español, cualquier tipo de nueva prueba diagnóstica debería ser rigurosamente evaluada antes de ser aprobada., y sus productores deberían especificar pormenorizadamente cuales son los supuestos beneficios, riesgos, falsos positivos y coste de sus artilugios. Puesto que se aducirá que los ensayos clínicos llevan mucho tiempo y los pacientes no pueden esperar, se considera imprescindible disponer de evaluadores rigurosos independientes de la industria. Y éstos deberían responder esencialmente a tres preguntas: ¿realmente la prueba identifica de forma fiable un problema que preocupa a los ciudadanos? ¿Pueden reducirse al mínimo los riesgos potenciales? Y la pregunta final: ¿Qué pasa con los que no resultan beneficiados por la prueba?
Para Hoffman y Gilbert Welch debemos solucionar los problemas reales de las personas, pero no crearles otros nuevos.
Si los responsables políticos de este país de verdad están preocupados por la sostenibilidad del sistema, deberían comenzar por tomarse en serio de  una vez el problema de la medicalización creciente e insostenible de la sociedad. De lo contrario, no habrá más futuro que el que diseñen compañías únicamente preocupadas en aumentar sus beneficios.

NCI Visuals Online: Image Details

NCI Visuals Online: Image Details

National Cancer Institute

07/24/2017
Pediatric MATCH is a nationwide cancer treatment clinical trial for children and adolescents, from 1 to 21 years of age, that is testing the use of precision medicine for pediatric cancers. The study is jointly led by the National Cancer Institute (NCI), part of the National Institutes of Health, and the Children’s Oncology Group, part of the NCI-sponsored National Clinical Trials Network.

Traumatismo cerebral y de cabeza - Actualización

Traumatismo cerebral y de cabeza - Actualización

Traumatismo cerebral y de cabeza - Actualización

Novedades en la página de Traumatismo cerebral y de cabeza de MedlinePlus
07/21/2017 04:00 PM EDT

Los exámenes normales con frecuencia pasan por alto señales sutiles de que el paciente está 'despierto', señala un estudio
Fuente: HealthDay
07/17/2017 03:06 PM EDT

Fuente: Merck Sharp & Dohme de España

Asocian a los antidepresivos durante el embarazo con un aumento ligero en el autismo: MedlinePlus Health News

Asocian a los antidepresivos durante el embarazo con un aumento ligero en el autismo: MedlinePlus Health News

MedlinePlus Información de salud para usted



Asocian a los antidepresivos durante el embarazo con un aumento ligero en el autismo

Pero la diferencia en el riesgo es muy pequeña, afirman los expertos
Traducido del inglés: viernes, 21 de julio, 2017
Imagen de noticias HealthDay
JUEVES, 20 de julio de 2017 (HealthDay News) -- En el viejo debate sobre si es seguro tomar antidepresivos durante el embarazo, un estudio nuevo sugiere que la exposición a los medicamentos en el útero podría aumentar el riesgo de autismo de un niño.
El riesgo de autismo fue un 45 por ciento más alto para los niños cuyas madres tomaron antidepresivos, en comparación con los niños nacidos de madres con trastornos psiquiátricos a las que no se les recetaron antidepresivos, encontró el estudio.
"Encontramos unos resultados consistentes que apuntan a un efecto pequeño de los antidepresivos en el autismo, especialmente formas de funcionamiento más altas de autismo sin discapacidad intelectual", dijo el investigador principal, Dheeraj Rai, profesor asociado de psiquiatría en la Universidad de Bristol, en el Reino Unido.
"Creemos que es importante tener en cuenta el riesgo absoluto, que es pequeño", dijo Rai. "Más del 95 por ciento de mujeres en el estudio que tomaron antidepresivos durante el embarazo no tuvieron un hijo con autismo".
Además, el estudio no fue diseñado para demostrar una relación de causalidad, y solamente encontró un asociación entre los antidepresivos y el riesgo de autismo.
Por otra parte, un análisis con mayor profundidad por parte de los investigadores indicó que renunciar a los antidepresivos durante el embarazo no provocaría una reducción drástica de las tasas generales de autismo, indicó Thomas Frazier, jefe de ciencia de Autism Speaks, una organización sin fines de lucro de defensoría del autismo.
"Resulta que se prevendrían el 2 por ciento de los casos de autismo" si ninguna mujer embarazada tomara antidepresivos, dijo Frazier.
"Sin duda no es un factor contribuyente importante", añadió Frazier. "Parece ser una relación significativa y real, pero no es fuerte con respecto a cuántos casos de autismo evitaría".
Otro estudio reciente, publicado en línea el 12 de julio en la revista JAMA Psychiatry, ofreció unas noticias mejores para las futuras madres deprimidas. Esa investigación no encontró una diferencia estadísticamente significativa en la discapacidad intelectual de los hijos de madres que tomaron antidepresivos en comparación con los hijos de madres que no tomaron los medicamentos.
Para el estudio actual, Rai y su equipo de investigación analizaron los datos de más de 254,000 niños y adolescentes de 4 a 17 años de edad que vivían en Estocolmo entre 2001 y 2011.
A casi 5,400 se les diagnosticó autismo. Más de 3,300 de los participantes fueron expuestos a los antidepresivos durante el embarazo. Y más de 12,000 niños y adolescentes nacieron de madres con trastornos psiquiátricos que no tomaban un antidepresivo en el embarazo, reveló el estudio.
A aproximadamente el 4 por ciento de los niños expuestos a los antidepresivos se les había diagnosticado autismo. Por otra parte, el 2.9 por ciento de los niños nacidos de una mujer con un historial de problemas psiquiátricos que no tomaron antidepresivos durante el embarazo desarrollaron autismo.
Los antidepresivos se asociaron con más fuerza con los casos de autismo que no incluían una discapacidad intelectual, indicaron los investigadores.
Nadie sabe con certeza la razón por la que los antidepresivos podrían estar asociados con el autismo, pero la mayoría de antidepresivos actúan incrementando los niveles en el cerebro de un neurotransmisor llamado serotonina, explicaron Rai y Frazier.
"La serotonina es importante para el desarrollo del cerebro y se han observado unos niveles más altos en los niños con autismo", dijo Rai. Añadió que la investigación con animales ha mostrado que exponer a los fetos animales a los antidepresivos que aumentan los niveles de serotonina provoca síntomas de autismo en ellos.
Al mismo tiempo, Rai dijo que es demasiado pronto para descartar la posibilidad de que la depresión en sí aumente el riesgo de autismo, en lugar de los medicamentos recetados para tratarla.
"Se sabe que las formas crónicas de estrés podrían afectar al desarrollo del cerebro del feto", comentó Rai. "También existe la posibilidad de que haya una vía genética común; por ejemplo, las mujeres que tienen un riesgo genético más alto de autismo también podrían ser más propensas a sufrir una depresión grave y a que les receten antidepresivos".
Rai y Frazier también se mostraron de acuerdo en que las mujeres embarazadas con depresión no deberían dejar de tomar los medicamentos sin hablar primero sobre ello con su médico.
"No deberían tomar decisiones sobre el uso de los antidepresivos durante el embarazo según ningún estudio individual, especialmente cuando las evidencias de la investigación están en conflicto entre sí, como en este caso en el que distintos estudios han llegado a diferentes conclusiones", dijo Rai.
"Podría haber riesgos graves si se deja de tomar o no se toman los antidepresivos durante el embarazo, tanto para la madre como para el feto, de modo que no deberían olvidarse los beneficios de estos medicamentos para las madres que los necesitan", comentó.
Rai concluyó que este estudio debería observarse como un "esfuerzo pequeño que contribuye a la compresión de los mecanismos complejos que subyacen al autismo", en lugar de evidencias de que los antidepresivos pueden provocar autismo por sí mismos.
El estudio fue publicado en línea el 19 de julio en la revista BMJ.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTES: Dheeraj Rai, Ph.D., senior lecturer, psychiatry, University of Bristol, United Kingdom; Thomas Frazier, Ph.D., chief science officer, Autism Speaks; July 19, 2017, BMJ, online
HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Antidepresivos
Medicinas durante el embarazo
Trastorno del espectro autista

Abordar nueve factores de riesgo podría prevenir 1 de cada 3 casos de demencia, según un estudio: MedlinePlus Health News

Abordar nueve factores de riesgo podría prevenir 1 de cada 3 casos de demencia, según un estudio: MedlinePlus Health News

MedlinePlus Información de salud para usted



Abordar nueve factores de riesgo podría prevenir 1 de cada 3 casos de demencia, según un estudio

Reducir la pérdida auditiva en la mediana edad podría plantear la mayor diferencia
Robert Preidt
Traducido del inglés: viernes, 21 de julio, 2017
Imagen de noticias HealthDay
JUEVES, 20 de julio de 2017 (HealthDay News) -- Se podrían prevenir un tercio de los casos de demencia en todo el mundo si se presta atención a nueve factores de riesgo a lo largo de la vida, afirman unos investigadores.
Esas medidas incluyen seguir en la escuela por lo menos hasta tener más de 15 años de edad; reducir la pérdida auditiva, la obesidad y la hipertensión en la mediana edad (de 45 a 65 años); y reducir el tabaquismo, la depresión, la inactividad física, el aislamiento social y la diabetes a una edad más avanzada (a partir de los 65).
Resolver esos factores de riesgo posiblemente prevendría un 35 por ciento de los casos de demencia, sugirieron los hallazgos del estudio. En comparación, abordar el factor de riesgo genético más importante, conocido como ApoE, prevendría menos de uno de cada 10 casos de demencia (un 7 por ciento), dijeron los autores del estudio.
Los tres factores de riesgo que podrían potencialmente plantear la mayor diferencia en la prevención de la demencia son permanecer en la escuela (que reduciría los casos de demencia en un 8 por ciento), reducir la pérdida auditiva en la mediana edad (que reduciría los casos en un 9 por ciento) y dejar de fumar a una edad más avanzada (que reduciría los casos en un 5 por ciento), reportó el estudio.
Los hallazgos de 24 expertos internacionales fueron publicados por la revista médica The Lancet el jueves en la Conferencia Internacional de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association), en Londres, Inglaterra.
Alrededor de 47 millones de personas sufren de demencia en todo el mundo. Se anticipa que esa cifra se haya casi triplicado en 2050, alcanzando los 131 millones, apuntaron los investigadores.
"Actuar ahora mejorará mucho la vida de las personas con demencia y sus familias, y al hacerlo, transformará el futuro de la sociedad", planteó en un comunicado de prensa de la revista la autora líder del estudio, Gill Livingston, profesora en el Colegio Universitario de Londres.
Por lo general, la demencia se diagnostica a una edad avanzada. Pero los cambios cerebrales relacionados con la demencia usualmente comienzan a desarrollarse años antes de que aparezcan los síntomas, anotó.
"Creemos que abordar la prevención de la demencia de una forma más amplia que refleje esos factores de riesgo cambiantes será beneficioso para nuestras sociedades que envejecen, y ayudarán a prevenir la creciente cantidad de casos de demencia en todo el mundo", comentó Livingston.
El Dr. Lon Schneider, coautor del estudio, es profesor en la Facultad de Medicina Keck de la Universidad de California. "La sociedad debe implicarse en formas de reducir el riesgo de demencia a lo largo de toda la vida, y mejorar la atención y el tratamiento de los que sufren de la enfermedad", enfatizó.
"Esto incluye ofrecer intervenciones sociales y de atención de la salud seguras y efectivas con el fin de integrar a las personas con demencia dentro de sus comunidades. Con algo de suerte, esto también llevará a que las personas con demencia, sus familias y sus cuidadores se encuentren con una sociedad que los acepte y los respalde", dijo Schneider.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTE: The Lancet, news release, July 20, 2017
HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Demencia
Vivir saludablemente

La menopausia precoz podría vincularse con la diabetes tipo 2: MedlinePlus Health News

La menopausia precoz podría vincularse con la diabetes tipo 2: MedlinePlus Health News



MedlinePlus Información de salud para usted

La menopausia precoz podría vincularse con la diabetes tipo 2

Cuando el periodo se detiene antes de los 40, el riesgo es cuatro veces más alto en comparación con la menopausia tardía, sugiere un estudio
Robert Preidt
Traducido del inglés: jueves, 20 de julio, 2017
Imagen de noticias HealthDay
MIÉRCOLES, 19 de julio de 2017 (HealthDay News) -- Mientras más pronto comienza una mujer la menopausia, mayor es su riesgo de desarrollar diabetes, sugiere un nuevo estudio.
Unos investigadores holandeses siguieron a casi 4,000 mujeres en los Países Bajos, y encontraron que las que pasaron por la menopausia antes de los 40 tenían casi cuatro veces más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 que las mujeres cuya menopausia fue tardía, a los 55 años o más tarde.
La edad promedio de la menopausia en Estados Unidos es de 51 años, según el Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento.
En general, el riesgo de desarrollar diabetes se redujo en un 4 por ciento por cada año adicional antes de la menopausia, según el estudio.
"El inicio temprano de [la menopausia natural] es un marcador independiente de [diabetes tipo 2] en las mujeres postmenopaúsicas", escribieron el Dr. Taulant Muka y sus colaboradores, del Centro Médico de la Universidad de Erasmus, en Róterdam.
Sus resultados aparecen en la edición del 18 de julio de la revista Diabetologia.
El estudio no establece una relación causal directa entre la menopausia precoz y la diabetes. Aun así, "se necesitan estudios futuros para examinar los mecanismos responsables de esta asociación y explorar si el momento de la menopausia natural tiene algún valor añadido en la predicción y en la prevención de la diabetes", añadieron los investigadores en un comunicado de prensa de la revista.
En el estudio, siguieron a 3,969 mujeres de a partir de 45 años de edad durante unos nueve años. Los investigadores examinaron sus expedientes médicos y las respuestas a cuestionarios. En ese tiempo, 348 desarrollaron diabetes tipo 2.
Las mujeres cuyos periodos se detuvieron entre los 40 y los 44 tenían 2.4 veces más probabilidades de desarrollar diabetes. La menopausia entre los 45 y los 55 años se vinculó con unas probabilidades un 60 por ciento más altas de diabetes, en comparación con la menopausia a edades posteriores, según el estudio.
Investigaciones anteriores de los mismos autores encontraron que las mujeres con una menopausia temprana tenían un riesgo más alto de enfermedad cardiaca y muerte. Por otro lado, la menopausia entre los 50 y los 54 se asoció con una reducción en el riesgo de enfermedad cardiaca y muerte, reportaron.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTE: Diabetologia, news release, July 18, 2017
HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Diabetes tipo 2
Menopausia

Una buena dieta y el ejercicio durante el embarazo podrían reducir el riesgo de cesárea: MedlinePlus Health News

Una buena dieta y el ejercicio durante el embarazo podrían reducir el riesgo de cesárea: MedlinePlus Health News

MedlinePlus Información de salud para usted

Una buena dieta y el ejercicio durante el embarazo podrían reducir el riesgo de cesárea

Esos hábitos saludables también redujeron las probabilidades de complicaciones obstétricas, muestra un estudio
Traducido del inglés: viernes, 21 de julio, 2017
Imagen de noticias HealthDay
MIÉRCOLES, 19 de julio de 2017 (HealthDay News) -- Comer una dieta saludable y hacer ejercicio durante el embarazo no solo es bueno para el bebé en desarrollo.
Un nuevo análisis de 36 estudios que incluyeron a un total de más de 12,500 mujeres sugiere que esas conductas también pueden reducir las probabilidades de la futura madre de someterse a una cesárea o desarrollar diabetes durante el embarazo.
En general, unos hábitos saludables redujeron el riesgo de necesitar una cesárea en más o menos un 10 por ciento, señaló la autora del estudio, Shakila Thangaratinam, profesora de salud materna y perinatal en la Universidad de la Reina María, en Londres.
Un estilo de vida saludable también redujo el riesgo de una mujer de desarrollar diabetes durante el embarazo, que se conoce como diabetes gestacional, en un 24 por ciento, mostraron los hallazgos.
No resultó sorprendente que los hábitos saludables también controlaran la posibilidad de aumento excesivo de peso durante el embarazo.
"Según todas las evidencias hasta la fecha, lo que encontramos fue que una dieta saludable y una actividad física moderada en el embarazo sí reducen el riesgo de un aumento de peso [excesivo], y ese beneficio en realidad es asequible para cualquier mujer embarazada, sin importar el peso corporal que tenga [de antes del embarazo]", dijo Thangaratinam.
Pero es difícil definir exactamente qué debe ser una dieta saludable o qué ejercicio moderado sería mejor durante el embarazo, anotó, dado que cada estudio examinó la dieta y el ejercicio de una forma un poco distinta.
En general, las dietas animaban a comer más fibra, más pescado y aceite de oliva, y a no tomar bebidas azucaradas. Los estudios observaron a las mujeres embarazadas que usaron bicicletas estacionarias, nadaron, bailaron y realizaron ejercicios de tonificación, añadió.
Thangaratinam recomienda 150 minutos de actividad moderada por semana, con ejercicio aeróbico y dos sesiones de fortalecimiento muscular.
Una dieta saludable y el ejercicio regular no se vincularon con resultados como los casos de mortinatos o tener un bebé con un peso insuficiente o excesivo, o con que un bebé necesitara la unidad de cuidados intensivos neonatales, encontró el equipo de la investigación.
Ese hecho debería resultar tranquilizador, dijo Thangaratinam, ya que muchas mujeres le tienen miedo al ejercicio durante el embarazo, porque creen que le hace daño al bebé.
Los hallazgos son valiosos, aseguró Margie Davenport, profesora asistente de educación física y recreación en la Universidad de Alberta, en Canadá, que ha realizado investigación en esta área. Más de la mitad de las mujeres aumentan más o menos del peso recomendado, dijo, y eso aumenta el riesgo de cesáreas, diabetes gestacional y otros problemas.
El estudio refuerza tanto la seguridad como los beneficios de tener un estilo de vida saludable y activo durante el embarazo, aseguró Davenport.
"Ahora, apenas un 15 por ciento de las mujeres son activas durante el embarazo debido a, al menos en parte, un temor de que seguir haciendo ejercicio podría ser dañino", explicó Davenport.
Aunque los resultados del estudio ofrecen una reconfirmación sobre la seguridad del ejercicio, "todas las mujeres deben hablar con un profesional de la atención de la salud antes de iniciar o continuar con el ejercicio durante el embarazo", aconsejó.
Una experta anotó una limitación del estudio.
Un 80 por ciento de las mujeres incluidas en el análisis eran blancas, y más de la mitad eran de una clase social más alta, comentó Marlene Goldman, profesora emérita de obstetricia y ginecología en el Centro Médico Dartmouth-Hitchcock en Hanover, New Hampshire.
"Estudios como este en realidad no confirman nada", dijo Goldman. "Yo diría que sugiere un efecto bastante pequeño".
Pero añadió que los hallazgos sí ofrecen cierta reconfirmación de que una dieta saludable y el ejercicio podrían en realidad otorgar ciertos beneficios, al menos en las mujeres estudiadas.
En un editorial que acompañó al estudio en la revista, Marian Knight, profesora de salud materna e infantil de la Universidad de Oxford, y un colaborador anotaron que la obesidad materna y el aumento excesivo de peso en el embarazo se vinculan con complicaciones tanto para la madre como para el bebé. La duda que queda, según los editorialistas, es investigar qué tipo de actividad física es la mejor durante el embarazo.
El estudio aparece en la edición en línea del 19 de julio de la revista BMJ.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTES: Shakila Thangaratinam, Ph.D., professor, maternal and perinatal health, Queen Mary University of London; Margie Davenport, Ph.D., assistant professor, physical education and recreation, University of Alberta, Edmonton, Canada; Marlene Goldman, professor emerita, obstetrics and gynecology, Dartmouth-Hitchcock Medical Center, Hanover, N.H.; July 13, 2017, BMJ
HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Cesárea
Nutrición durante el embarazo

CDC - Información básica sobre las disparidades de salud vinculadas al cáncer

CDC - Información básica sobre las disparidades de salud vinculadas al cáncer

Disparidades de la salud - Actualización

Novedades en la página de Disparidades de la salud de MedlinePlus
07/19/2017 02:16 PM EDT

Fuente: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

¿Hacer un crucigrama al día puede proteger de la demencia?: MedlinePlus Health News

¿Hacer un crucigrama al día puede proteger de la demencia?: MedlinePlus Health News

MedlinePlus Información de salud para usted

¿Hacer un crucigrama al día puede proteger de la demencia?

Los que hacen crucigramas con regularidad puntúan mejor en pruebas de la función mental, encuentra un estudio
Robert Preidt
Traducido del inglés: martes, 18 de julio, 2017
Imagen de noticias HealthDay
LUNES, 17 de julio de 2017 (HealthDay News) -- Hacer un crucigrama cada día podría ayudar a mantener al cerebro agudo al envejecer, informan unos investigadores.
El estudio británico de personas de a partir de 50 años de edad encontró que mientras con más frecuencia hacían crucigramas, más alto puntuaban en pruebas de la atención, el razonamiento y la memoria.
"Encontramos unas relaciones directas entre la frecuencia de los crucigramas y la velocidad y precisión del rendimiento en nueve tareas cognitivas que evaluaban una variedad de aspectos de la función, que incluían la atención, el razonamiento y la memoria", señaló el investigador, Keith Wesnes, profesor de neurociencia cognitiva en la Universidad de Exeter, en Inglaterra.
El rendimiento fue constantemente mejor en los que reportaron que hacían crucigramas, y generalmente mejoró de forma incremental junto con la frecuencia de uso de crucigramas, apuntó.
"Por ejemplo, en las medidas de pruebas de velocidad del razonamiento gramatical y la precisión de la memoria a corto plazo, realizar crucigramas se asoció con una reducción relacionada con la edad de unos 10 años", añadió Wesnes en un comunicado de prensa de la universidad.
En el estudio, se preguntó a más de 17,000 personas sanas con qué frecuencia realizaban crucigramas y otros juegos de palabras. También completaron pruebas en línea de función mental.
Los resultados no son sorprendentes, dijo un experto en la demencia.
"Sabemos que mantener una mente activa puede ayudar a reducir el declive en las habilidades de pensamiento", señaló el Dr. Doug Brown, director de investigación de la Sociedad del Alzheimer (Alzheimer's Society) en el Reino Unido.
Pero añadió una advertencia.
"Esta nueva investigación revela un vínculo entre los juegos de palabras, como los crucigramas, y las habilidades de memoria y pensamiento, pero no podemos afirmar de forma definitiva que hacer crucigramas mejore esas habilidades", dijo. "Para poder decirlo con certeza, el próximo paso esencial es evaluar si hay beneficios en personas que empiecen a hacer crucigramas".
Wesnes se mostró de acuerdo. "Ahora debemos seguir esta asociación tan emocionante en un ensayo clínico, para establecer si realizar crucigramas resulta en una mejora de la función cerebral", planteó.
Brown dijo que, por ahora, los principales consejos para reducir el riesgo de desarrollar demencia son mantenerse físicamente activo, evitar fumar, y comer una dieta equilibrada y saludable.
Los resultados del estudio se presentaron el lunes en la Conferencia Internacional de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association), en Londres. Los hallazgos presentados en reuniones se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista médica revisada por profesionales.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTE: University of Exeter, news release, July 17, 2017
HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Demencia
Salud de las personas mayores

Una dieta saludable podría ayudar a proteger de la demencia: MedlinePlus Health News

Una dieta saludable podría ayudar a proteger de la demencia: MedlinePlus Health News

MedlinePlus Información de salud para usted



Una dieta saludable podría ayudar a proteger de la demencia

Unos nuevos estudios sugieren que sí, comer bien podría mejorar la función del cerebro
Traducido del inglés: martes, 18 de julio, 2017
Imagen de noticias HealthDay
LUNES, 17 de julio de 2017 (HealthDay News) -- Comer bien podría ayudar a proteger a su cerebro en la vejez, según un grupo de cuatro nuevos estudios.
En particular, la dieta Intervención para el retraso neurodegenerativo (MIND, por sus siglas en inglés) mediterránea-DASH redujo el riesgo de demencia de las personas, concluyeron dos estudios.
La dieta MIND es un híbrido de la dieta mediterránea y la dieta DASH (por las siglas de métodos dietéticos para detener la hipertensión), ambas originalmente diseñadas para ayudar a mejorar la salud cardiaca.
Las personas mayores que siguieron la dieta MIND de forma cuidadosa tenían un riesgo un 35 por ciento más bajo de una función cerebral en declive a medida que envejecían.
Incluso las personas que cumplieron la dieta MIND a medias redujeron su riesgo de declive cerebral entre un 18 y un 24 por ciento.
"Siempre decimos que un corazón sano es un cerebro sano", dijo Dean Hartley, director de iniciativas científicas de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association).
"El cerebro usa un 20 por ciento del gasto cardiaco para obtener oxígeno y glucosa. Si no bombea bien, eso priva al cerebro de muchas cosas que necesita para mantener su función normal", dijo.
Una dieta saludable para el corazón también protege a los vasos sanguíneos dentro del cerebro, lo que reduce las probabilidades de mini accidentes cerebrovasculares (ACV) u otros problemas que podrían afectar a la función cerebral, dijo el Dr. Marc Gordon, jefe de neurología en el Hospital Zucker Hillside en Glean Oaks, Nueva York.
"Lo que es bueno para los vasos sanguíneos del corazón es bueno para los vasos sanguíneos del cerebro", comentó Gordon.
La dieta DASH busca reducir la presión arterial al fomentar el consumo de alimentos bajos en grasa saturada, grasa total y colesterol. Se pide a las personas que coman muchas frutas, verduras, lácteos bajos en grasa, granos integrales, aves, pescado y frutos secos, y que limiten su ingesta de carnes rojas, azúcar y sal.
La dieta mediterránea comparte muchas de las mismas metas y directrices dietéticas, con algunas sustituciones específicas. Por ejemplo, se pide a las personas que reemplacen la mantequilla con grasas saludables como el aceite de oliva, y que utilicen hierbas en lugar de sal para dar sabor a las comidas.
El primer estudio sobre la MIND implicó a casi 6,000 personas mayores que participaron en el Estudio de salud y jubilación, patrocinado por el Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento de EE. UU.
Las personas mayores que persistieron firmemente con las directrices de la MIND tenían alrededor de un 35 por ciento menos de probabilidades de presentar un mal rendimiento en pruebas de la función cerebral, apuntó la investigadora líder, Claire McEvoy, becaria postdoctoral en la Universidad de California, en San Francisco. Las que la cumplieron de forma moderada eran un 18 por ciento menos propensas a exhibir señales de declive cerebral.
"Comer una dieta saludable podría ser una forma importante de conservar la función cognitiva durante el envejecimiento", planteó McEvoy.
Pero ninguno de los estudios se diseñó para probar una relación causal entre la dieta y el riesgo de demencia.
El segundo estudio sobre la efectividad de la dieta MIND implicó a más de 7,000 mujeres que participaron en el Estudio de memoria de la Iniciativa de salud de las mujeres de EE. UU. durante un promedio de 10 años.
Las mujeres que siguieron de cerca las directrices de la MIND tenían un 34 por ciento menos de probabilidades de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, frente a las mujeres que no siguieron las directrices en lo absoluto, apuntó la investigadora líder, Kathleen Hayden, profesora asociada de ciencias sociales y políticas de la salud en la Facultad de Medicina de la Universidad de Wake Forest en Winston-Salem, Carolina del Norte.
Las mujeres que cumplieron la dieta MIND de forma moderada tenían entre un 21 y un 24 por ciento menos de probabilidades de desarrollar Alzheimer, encontraron los investigadores.
Hayden dijo que es probable que las personas consigan beneficios de la dieta, pero también de otras conductas saludables en su estilo de vida.
"Es probable que alguien que coma una dieta realmente saludable también se cuide de otras formas", dijo Hayden.
Los hallazgos de los estudios se presentaron el lunes en la Conferencia Internacional de 2017 de la Asociación del Alzheimer, en Londres. Las investigaciones presentadas en reuniones por lo general se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.
Los otros dos estudios presentados en la reunión de la Asociación del Alzheimer también se enfocaron en los efectos de la nutrición en el cerebro.
  • Un estudio sueco de más de 2,000 personas encontró que las que comían una dieta saludable llamada el Patrón dietario prudente nórdico a lo largo de seis años tenían una mejor salud cerebral. Esa dieta implica que las personas limiten su ingesta de tubérculos (papas, zanahorias), granos refinados, mantequilla y margarina, alimentos azucarados y jugo de fruta.
  • Un estudio liderado por la Universidad de Columbia de 330 personas con una media de edad de 80 años encontró que las que seguían un patrón dietético que fomenta la inflamación tuvieron un peor rendimiento en los juegos cerebrales. Unas IRM también revelaron que tenían un volumen total más bajo de materia gris en el cerebro. Ese patrón de alimentación conllevaba una ingesta más alta de colesterol, betacaroteno y luteína, y una ingesta baja de ácidos grasos omega 3, calcio, folato y vitaminas.
Los expertos no concurrieron en si se debe comer una dieta saludable a partir de una edad temprana para proteger la salud cerebral a largo plazo.
Gordon anotó que los estudios sobre las dietas MIND y la nórdica se enfocaron en personas de a partir de 60 años de edad, lo que muestra que incluso unos cambios en la vejez pueden ayudar al cerebro de las personas.
"Antes es mejor que después, pero aun no es demasiado tarde si ya recibe el Seguro Social para cambiar la dieta", planteó Gordon.
Pero Hayden dijo que las personas no deben perder tiempo si quieren comer de una forma que las proteja de la demencia.
"No sabemos durante cuánto tiempo debe comer una dieta saludable para obtener beneficios para el cerebro, pero sospecho que es algo a largo plazo", comentó Hayden.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTES: Dean Hartley, Ph.D., director, science initiatives, Alzheimer's Association; Marc Gordon, M.D., chief, neurology, Zucker Hillside Hospital, Glen Oaks, N.Y.; Claire McEvoy, Ph.D., postdoctoral scholar, University of California, San Francisco; Kathleen Hayden, Ph.D., associate professor, social sciences and health policy, Wake Forest School of Medicine, Winston-Salem, N.C.; July 17, 2017, Alzheimer's Association International Conference, London
HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en
Demencia
Nutrición
Salud de las personas mayores